Café descafeinado: ¿qué es y cómo se elabora?

El café es una de las bebidas más consumidas y apreciadas en el mundo. Su aroma, sabor y efecto estimulante resultan irresistibles para muchas personas. Sin embargo, no todo el mundo puede o quiere consumir cafeína, el principal componente activo del café. Y como alternativa está el café descafeinado.

La cafeína es una sustancia que actúa sobre el sistema nervioso central, aumentando el estado de alerta, la concentración y el estado de ánimo. Pero también puede provocar efectos no deseados, como ansiedad, insomnio, taquicardia e irritación gástrica. Para estas personas existe una alternativa: el café descafeinado.

¿Qué es el café descafeinado?

El café descafeinado es simplemente café al que se le ha eliminado al menos el 97% de su cafeína. Esto significa que todavía contiene una pequeña cantidad de cafeína, pero mucho menos que el café normal. El café descafeinado se puede elaborar a partir de cualquier tipo de café, ya sea Arábica o Robusta, y puede tener distintos grados de tueste, de claro a oscuro. Lo que diferencia al café descafeinado es el proceso de descafeinado, que ocurre antes de tostar los granos.

¿Cómo se elabora el café descafeinado?

El proceso de descafeinado consiste en extraer la cafeína de los granos de café verdes, es decir, antes de que sean tostados. Esto se hace porque el tostado cambia la estructura química de los granos, dificultando la eliminación de la cafeína y dañando el sabor del café. Si intentaras descafeinar un café tostado, terminarías con algo que sabe a paja.

Hay tres métodos principales que se utilizan para eliminar la cafeína de los granos de café: disolventes químicos, dióxido de carbono líquido (CO₂) o agua corriente con filtros especiales. Cada uno de estos métodos tiene sus ventajas y desventajas y puede afectar el sabor, aroma y calidad del café descafeinado.

Método de solvente químico

El método del disolvente químico es el más antiguo y utilizado para descafeinar el café. Consiste en cocinar al vapor los granos de café y luego sumergirlos repetidamente en un solvente químico (generalmente cloruro de metileno o acetato de etilo) que se une a la cafeína y, después de un tiempo, la extrae de los granos. Luego, los granos de café se cuecen nuevamente al vapor para eliminar los disolventes químicos residuales.

Este método es eficaz y económico, pero también tiene algunas desventajas. Uno de ellos es que el disolvente químico puede dejar un residuo en los granos, que puede ser perjudicial para la salud si se consume en grandes cantidades. Otra desventaja es que el disolvente químico puede eliminar no sólo la cafeína, sino también algunos compuestos que dan sabor y aroma al café, reduciendo su calidad sensorial.

Método del dióxido de carbono líquido (CO₂)

El método del dióxido de carbono líquido (CO₂) es un método más moderno y respetuoso con el medio ambiente para descafeinar el café. Funciona de manera diferente que el método del solvente químico. En lugar de utilizar un disolvente químico, utiliza dióxido de carbono líquido, que es un gas natural e inofensivo. El dióxido de carbono líquido se presuriza y se calienta y pasa a través de los granos de café, donde se adhiere a la molécula de cafeína y la elimina del grano. Luego, el dióxido de carbono cargado de cafeína se mezcla con agua, donde el agua transporta la cafeína y el dióxido de carbono se recicla para usarse nuevamente.

Este método es ventajoso porque no utiliza ningún químico que pueda dejar residuos en los granos o afectar el sabor y aroma del café. Además, es más selectivo, eliminando únicamente la cafeína y conservando otros compuestos del café.

Sin embargo, este método también tiene algunas desventajas. Uno de ellos es que es más caro y complejo que el método con disolventes químicos y requiere equipos e instalaciones especiales. Otra desventaja es que puede hacer que el café sea más ácido, lo que puede no agradar a algunos paladares.

Método de agua pura con filtros especiales.

El método del agua pura con filtros especiales es un método más natural y orgánico para descafeinar el café. Consiste en remojar los granos de café en agua pura, lo que extrae la cafeína y otros compuestos del café. Luego, el agua se filtra a través de carbón activado, que solo retiene la cafeína, permitiendo el paso de los demás compuestos. Luego, el agua regresa a los granos de café, que reabsorben los compuestos que le dan sabor y aroma al café.

Este método es beneficioso porque no utiliza ningún químico que pueda contaminar los granos o alterar el sabor y aroma del café. Además, es más amable con los granos, manteniendo su integridad y calidad. Sin embargo, este método también tiene algunas desventajas. Una de ellas es que requiere más tiempo y mano de obra que otros métodos, ya que requiere varios pasos de inmersión y filtrado. Otra desventaja es que puede diluir un poco el sabor y aroma del café, haciéndolo más suave.

Conclusión

El café descafeinado es una excelente opción para quienes aman el sabor del café pero prefieren evitar la cafeína. Cada uno de estos métodos tiene sus ventajas y desventajas y puede afectar el sabor, aroma y calidad del café descafeinado.

Independientemente del método utilizado para descafeinar el café, el objetivo es siempre el mismo: producir un café delicioso y sin cafeína que se pueda disfrutar en cualquier momento del día.

El café descafeinado es una bebida que ofrece los beneficios del café, como sabor, aroma y antioxidantes, sin los efectos no deseados de la cafeína, como ansiedad, insomnio e irritación gástrica. Para muchos amantes del café, el descafeinado es una opción atractiva por motivos de salud o preferencias personales.

Categoria: Café
Tags: Café
Entrada siguiente
El papel de la molienda en el sabor del café
Entrada anterior
Descubre los 3 principales métodos de poda del café
Menú